fbpx

La psicopatología y su conexión con la cultura

Si bien la psicopatología es inseparable de la raza humana y se presenta a lo largo del planeta, lo cierto es que existen ciertas alteraciones que se presentan más en una cultura que en otras.

Los trastornos de la conducta alimentaria forman  un grupo relativamente diferenciado de alteraciones pero que comparten características como la importancia del peso e imagen corporal, la conducta de ingesta o las conductas para compensar la sobreingesta de alimentos.

La anorexia y la bulimia son los dos trastornos más conocidos en este grupo cuya influencia cultural es muy alta. De la mano de estas alteraciones también podemos nombrar el trastorno por atracón o la pica.

La proporción de personas que sufren un trastorno de la conducta alimentaria está en torno al 1% y 3% en todo el mundo, siendo más común la bulimia nerviosa. Además, suele afectar principalmente a mujeres en un 90% y en su mayoría adolescentes entre 13 y 18 años.

Las teorías psicológicas como la de Herman y Mack o Fairburn aventajan al resto en la búsqueda de la causa del trastorno, situando el foco de atención en algunas conductas aprendidas, vulnerabilidad, variables cognitivas y sobre todo en la cultura, en este caso, la occidental.

La extensión de ciertas creencias o valores occidentales se ha propuesto como una causa principal en el origen y desarrollo de estos trastornos. De hecho, el incremento en la aparición de estas alteraciones solo se ha producido en las sociedades industrializadas.

Los medios de comunicación promueven este patrón conductual, proponiendo modelos muy alejados de la normalidad, trayendo como consecuencia la insatisfacción con el cuerpo o incluso desprecio del mismo, junto con un elevado y restrictivo control de la ingesta.

 En estudios realizados en Estados Unidos, los trastornos de la conducta alimentaria tenían un menor porcentaje de pacientes en grupos de minoría étnica que estaban menos influenciados por la cultura predominante, mientras que la insatisfacción era mucho mayor en grupos de mujeres árabes que habían sido expuestas a influencias occidentales.

Estos resultados apuntan a la influencia del contexto en el que vivimos y a la importancia de tener en cuenta este tipo de variables para una intervención eficaz.

Si bien los trastornos de la conducta alimentaria son alteraciones con carga cultural muy conocidos, no son los únicos. Lo cierto es que existen extensas listas de alteraciones  típicas de cada cultura que son recogidas por los manuales diagnósticos. Entre ellas podemos destacar:

  • Koro: es típico en China, India y el sudeste asiático. Constituye una reacción de pánico por una posible invaginación o repliegue del pene hacia dentro para después morir. Si bien puede parecer un delirio común, tiene connotaciones culturales al estar ligado a creencias populares. Incluso los familiares pueden ayudar a que esto no ocurra.
  • Amok: típico de Malasia. Compone un patrón de conductas destructivas u homicidas seguido de amnesia o suicidio. No hay consenso sobre cuál podría ser el desencadenante, pudiendo ser diverso como la ofensa al honor. Estos episodios suelen ser altamente tolerados por la comunidad.
  • Susto: típico en Hispanoamérica. Es uno de los más estudiados y existe una sintomatología muy diversa, existiendo mucha variabilidad entre poblaciones cercanas por lo que es difícil de abordar. Sus síntomas varían desde la fiebre, insomnio hasta la depresión debido a un miedo en relación a algo sobrenatural.

Referencias

  • Armengol, N. E., y de la Gándara Martín, J. J. (2008). Trastornos de la conducta alimentaria: Una visión transcultural en la postmodernidad. Cuadernos de medicina psicosomática y psiquiatria de enlace, (86), 29-36.
  • Caballo, V. E., Salazar, I. C., y Carrobles, J. A. I. (2014). Trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos. En Perpiñá, C. Manual de psicopatología y trastornos psicológicos (605-631). Madrid:Pirámide.
  • Ford, K. A., Dolan, B. M., y Evans, C. (1990). Cultural factors in the eating disorders: A study of body shape preferences of Arab students. Journal of psychosomatic research34(5), 501-507.
  • Tajima, K. y López, F.A. (2019). Trastornos específicos de determinadas culturas. Manual APIR Psicología clínica (Tomo II) (148-149). Madrid: APIR.
  • Morejón, L. N., Marbán, R. C. y de la Cruz, J. C. (2019). Psiquiatría transcultural: Relevancia de la cultura en la salud mental. Norte de Salud Mental16(61), 55-61.

Autora: JUAN ANDRÉS BRAVO RENTERO