fbpx

La importancia de la atención educativa especializada en niños de altas capacidades

La sobredotación intelectual ha recibido diferentes definiciones a lo largo de los años. En general, hoy en día se entiende que engloba: una capacidad intelectual superior a la media, un alto grado de dedicación a las tareas realizadas y altos niveles de creatividad (considerando en este caso la creatividad como una capacidad para responder a las situaciones con fluidez, flexibilidad y originalidad). Teniendo en cuenta las características especiales que supone el ser una persona con altas capacidades, es lógico que requieran de una educación especial, adaptada de forma específica a ellos y que sea capaz de suponerles un reto y una motivación. A esta adaptación de los contenidos que son impartidos a un alumno en su centro docente (currículo) se lo denomina adaptación curricular.

La identificación de los alumnos de altas capacidades como estudiantes con necesidades educativas especiales es una necesidad educativa que figura en la legislación española desde hace relativamente poco tiempo, datando de los 90 su primera mención, con la instauración de la LOGSE. De esta manera, en la actualidad se exige a las escuelas la atención especial a las necesidades de estos alumnos y se ayuda económicamente a sus familias, de modo que sean capaces de prestarles apoyo complementario, llevándolos a centros privados de apoyo educativo si así lo desean.

Para poder atender debidamente a estos niños y que se desarrollen aprovechando todo su potencial, es muy importante la detección temprana de la presencia de altas capacidades, para así prestar atención cuanto antes a las necesidades de su educación. De esta manera, es importante prestar atención a los indicios de altas capacidades (niveles de conocimientos muy altos para su edad, aprendizaje de conocimientos muy rápido, aburrimiento en clase…) y, de estar estos presentes, pedir a los centros la realización de las pruebas pertinentes para la detección de altas capacidades.

No obstante, a pesar de que la legislación dicta la necesidad y obligación de prestar una educación especializada y estimulante a los alumnos de altas capacidades, la realidad es que en general los centros no disponen del personal y los recursos necesarios para prestar estos servicios, por lo que el trato recibido se suele reducir a la realización de ejercicios extra, tutelaje a compañeros y adelantamiento del curso académico.

Ante esta situación es importante instigar a los padres a que se preocupen de exigir la mejor atención y educación posible a los centros en los que estudian sus hijos, que escuchen a sus hijos si se quejan de situaciones como el aburrimiento en clase y que les ofrezcan la posibilidad de recibir apoyo y educación extra en centros externos al colegio, especializados en prestar apoyo educativo a alumnos de altas capacidades.

Referencias:

Rodríguez, C., González-Castro, P., Álvarez, D., González-Pienda, J. A., Álvarez, L., Núñez, J. C., … & Vázquez, A. (2010). Un modelo educativo de adaptación curricular en alumnos de altas capacidades. Revista electrónica interuniversitaria de formación del profesorado, 13(1), 147-158.

Barrera Dabrio, Á., Durán Delgado, R., González Japón, J., & Reina Reina, C. L. (2008). Manual de atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo por presentar altas capacidades intelectuales. Sevilla: Junta de Andalucía, Consejería de Educación, 2008.