fbpx

El síndrome premenstual (SPM)

En este post queremos exponer un síndrome que muchas mujeres padecen y genera gran malestar de forma cíclica. Es el llamado SÍNDROME PREMENSTURAL (SPM)

Las mujeres que sufren del Síndrome Premenstrual (SPM) experimentan una serie de síntomas asociados a su ciclo menstrual que se repiten mes tras mes. Muchas veces estos síntomas llegan a interferir con algún aspecto de su vida familiar, estudiantil, social o laboral. Estos síntomas pueden ser tanto de tipo emocional como físicos. No todas las mujeres tienen el mismo tipo de alteración premenstrual, y hasta incluso la misma persona no necesariamente repite los mismos síntomas siempre.

Estos síntomas se manifiestan generalmente durante la segunda fase del ciclo menstrual, entre el día 14 y el 28, con su punto álgido 24 ó 48 horas antes y desaparecen cuando empieza la regla, desde unas 24 ó 48 horas a 4 días después.

Se estima que el síndrome premenstrual afecta hasta el 75% de las mujeres durante sus años fértiles y ocurre con mayor frecuencia en mujeres que están cerca de los 30 años o que tienen un poco más de 40 años. Sin embargo, algunos estudios afirman que las adolescentes sufren SPM similar al de las mujeres adultas.

CAUSAS:

Se desconoce con exactitud cuáles son las causas del Síndrome Premenstrual, existiendo diferentes teorías que lo relacionan con:

  • – Un desequilibrio entre los estrógenos y la progesterona con un aumento relativo de los primeros, lo que da lugar a deficiencia de serotonina y a una retención de agua y sodio, con aumento de peso y edema generalizado.
  • – Un gran componente psicológico, ya que las mujeres con una gran carga emocional y de estrés son más susceptibles de desarrollar el síndrome.
  • – Una respuesta anormal del organismo frente a las alteraciones de neurotransmisores neuronales como las beta endorfinas.
  • – La nutrición, la deficiencia de vitamina B6, la hipoglucemia y niveles bajos de calcio o magnesio.

Puede considerarse como una mezcla de distintos factores que a la vez interactúan con algún acontecimiento vital: estrés, los problemas en casa o en el trabajo, los exámenes u otras situaciones estresantes.

SINTOMATOLOGÍA:

FÍSICA:

  • – Dolor: tensión muscular, dolor de cabeza, migrañas, calambres, dolor de riñones y malestar generalizado que provocan cansancio.
  • – Retención de líquido: hinchazón del abdomen, hinchazón de los pechos (que suele producir dolor), hinchazón de los tobillos y  de las manos (que suelen estar doloridas), estreñimiento y aumento de peso (pude que hasta 3 y 4 kilos por ciclo).
  • – Reacciones automáticas: mareos, sudores fríos, nauseas, vómitos, sofocaciones y desmayos.

SÍNTOMAS EMOCIONALES Y DE COMPORTAMIENTO:

Cambios de humor, ataques de cólera, ansiedad, irritabilidad, depresión, tensión, propensión al llanto, insomnio, menor concentración, confusión, mala memoria, menor rendimiento en los estudios, cambios en el apetito (antojos o rechazos de comida o bebida, especialmente antojos por lo dulce, el chocolate, o los frutos secos), cambios en la sexualidad (aumento o disminución de la líbido, de la lubricación vaginal), baja autoestima, sentimientos de culpa o aumento de los miedos, cambios en la coordinación motriz que pueden causar mayor propensión a accidentes caseros o a dificultades en los deportes, tendencia al aislamiento y disminución de la sociabilidad, estreñimiento o diarrea, menor tolerancia al ruido y las luces, aumento e hipersensibilidad en la capacidad olfativa.

ALTERNATIVAS DE SOLUCIÓN:

¿Qué puedo hacer?

  • – Llevar unos hábitos saludables
  • – Una dieta adecuada y sana (verduras y frutas y baja en sal),  hierro, vitaminas B,  D, E, A y C, calcio y magnesio, comer poco 5 veces al día, ingerir muchas proteínas, consumir poco azúcar y reducir la cafeína y el alcohol.
  • – Descansar y dormir más de 7 horas diarias.
  • – Hacer ejercicio físico diario, que sea suave y cómodo.
  • – Utilizar distintas técnicas de relajación tanto mental como emocional, técnicas de distracción de pensamiento y de eliminación de estrés.
  • – Usar ropa cómoda y fácil de llevar y utilizar un calzado plano y confortable
  • – Realizar alguna actividad lúdica que te guste y te entretenga
  • – Hablar de cómo te sientes con tu familia o tus amigos
  • – El médico puede prescribir ácido acetilsalicílico (Aspirina), ibuprofeno u otros antinflamatorio no esteroides (AINES) si hay dolor significativo.

¿Qué cosas perjudican?

  • – Usar prendas muy ajustadas al cuerpo.
  • – Utilizar zapatos con tacones altos.
  • – Tomar antidepresivos o tranquilizantes si no han sido recomendados  recomendados por el médico
  • – Desabrigarse y pasar frío.
  • – Culpabilizarse una misma por el mal humor.
  • – Sentir vergüenza.
  • – Evitar las relaciones sociales y sexuales.
  • – Cargarse de trabajo durante estos días.
  • – Dejarse llevar por los antojos.

CONVIENE TENER EN CUENTA:

Los síntomas del síndrome premenstrual en ocasiones pueden llegar a ser tan graves que impiden que la actividad diaria se desempeñe normalmente.

Se ha visto que la tasa de suicidios en mujeres con depresión es mucho más alta durante la segunda mitad del ciclo menstrual. Es necesario diagnosticar y tratar los trastornos del estado de ánimo.

Consulte a un profesional si:

  • -El síndrome premenstrual no desaparece con las medidas de cuidados personales.
  • -Los síntomas son tan intensos que limitan su capacidad de desempeño en la vida normal.
  • -Usted siente deseos de hacerse daño a sí misma y a los demás.

REFERENCIAS

  • -Brown I, O’Brien PMS, Marjoribanks I, Wyatt K. Selective serotonin reuptake inhibitors for premenstrual syndrome.Cochrane Database Syst Rev.
  • -Lentz GM. La dismenorrea primaria y secundaria, el síndrome premenstrual y el trastorno disfórico premenstrual: etiología, diagnóstico, manejo. En: Katz VL, Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM. Integral de Ginecología. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2007: chap. 36
  • -Yonkers KA, OBrien PM. Síndrome premenstrual. Lancet. 2008:371(9619):1200-1210.
  • -Versión del inglés revisada por: Susan Storck, MD, FACOG, Jefe, Eastside Departamento de Obstetricia y Ginecología, Group Health Cooperative of Puget Sound, Redmond, Washington, Facultad Enseñanza Clínica, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad de Washington Facultad de Medicina. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.