Síndrome Postvacacional

Muchos de nosotros hemos vuelto de vacaciones en estos días o lo estamos haciendo, un año más. Y con ello, volviendo a la rutina. Sin embargo, en algunas ocasiones esta vuelta a la vida normal, puede traer consigo algunas alteraciones del estado del ánimo como síntomas de ansiedad y/o depresión. Es lo que llamamos Síndrome del Estrés Postvacacional. Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Puedo hacer algo para remediarlo? Hoy responderemos a estas preguntas e intentaremos explicar algunos aspectos más sobre el síndrome postvacacional.

playa

¿Qué es el síndrome del estrés postvacacional?

Este síndrome consiste en la dificultad para adaptarse de nuestros ritmos biológicos a la rutina laboral, familiar o escolar tras un periodo vacacional prolongado. Suele presentar síntomas como la ansiedad y/o angustia irritabilidad, inquietud, inseguridad, dificultades en la concentración y en los ritmos del sueño. Además, pueden estar presentes síntomas depresivos como por ejemplo; la apatía, el cansancio…

El síndrome postvacacional no está aceptado como enfermedad ni tampoco se manifiesta en todas las personas. Cerca de un 35% de la población ha sentido alguna vez esa sintomatología, aunque normalmente suelen desaparecer a la semana o a las dos semanas. En caso de que durase más, se podría estar hablando de un trastorno adaptativo o en un trastorno afectivo estacional.

ordenador
  • ¿Cómo podemos prevenirlo?

A continuación te presentamos una serie de consejos que te pueden ayudar para hacerle frente la vuelta a la rutina.

-Programa tu regreso con tiempo. No cometas el error de regresar de tus vacaciones el día anterior a tu vuelta al trabajo. Tómate, al menos, un par de días para retomar tus rutinas y ordenar los enseres y recuerdos que has traído de tus vacaciones.

- Aborda tus actividades laborales progresivamente. Dedica un tiempo a analizar qué tareas tienes que hacer, prioriza las más importantes y urgentes y comienza por las más sencillas y placenteras.

Es conveniente ajustar los horarios. Durante las vacaciones lo normal es que hayas alterado los horarios de las comidas y del sueño. Por ese motivo, en la medida de lo posible debemos de, algunos días antes de acabar con nuestro periodo de descanso, ir ajustando el horario y biorritmos al habitual.

AGENDA

- Respeta las horas de sueño. Aunque en tus vacaciones hayas podido trasnochar y dormir de más o de menos, es importante que regularices tus ritmos de sueño tras tu vuelta al trabajo.

Evita las siestas, al menos los primeros días, y procúrate ocho horas de sueño reparador por la noche.

- Modera el consumo de alcohol y cafeína. El alcohol es un depresor del sistema nervioso central que puede agravar los síntomas de apatía, depresión y astenia provocados por el síndrome postvacacional. El café y las bebidas con cafeína, por su parte, agudizan los síntomas de estrés.

Reduce tu ingesta de estas sustancias para evitar males mayores.

- Haz deporte. Además de ayudarnos a liberar endorfinas, unas pequeñas proteínas responsables de hacernos sentir felices, optimistas y relajados, el deporte hace posible que nuestra mente se libere del estrés al concentrarse en la ejecución del ejercicio físico.

Esta desconexión de las preocupaciones es fundamental para poder solucionar los problemas o dificultades de la vida con objetividad y eficacia.

deporte-zapatillas

- Corta con los pensamientos recurrentes. Dar vueltas en la cabeza, una y otra vez, al mismo tema sólo incrementará tu ansiedad y tu sensación de falta de control. No lo permitas.

Sal a la calle a dar un paseo, dedícate a una actividad que te guste o escucha tu canción favorita: lo que sea con tal de cortar esa cascada de pensamientos que no te llevan a ninguna parte.

- Organiza tu tiempo y diviértete. Del mismo modo que empleas un tiempo al día a trabajar, asegúrate de dedicar un tiempo también para ti mismo y las cosas que te gustan.

Tener un hobby no sólo te ayudará a divertirte; como ya te contamos, las aficiones también ayudan a combatir la ansiedad y el estrés.

-Por otra parte, también resulta muy beneficioso proponer nuevas metas. A lo largo de las vacaciones hemos recargado las pilas y la sensación de bienestar, por lo que puede ser un gran momento para fijarnos nuevas metas y comenzar motivados en el trabajo y en nuestra vida en general.

- Pon límites y aprende a decir “no”. Cada cosa, a su tiempo. Frena la impaciencia y las peticiones o exigencias de cualquier tipo diciendo que no.

Poner límites te ayuda a asumir el control y hace que las riendas de la situación las lleves tú y no los demás ni las circunstancias. Quizá te cueste negarte a lo que te piden pero te harás un gran favor a ti mismo –y también a los demás- si dejas de decir sí a todo.

- Fíjate en lo positivo. A lo largo del día también nos pasan cosas buenas. Unas palabras amables, unas risas a la hora del café, una llamada telefónica de alguien que se preocupa por nosotros… Agradecer esos pequeños detalles nos conecta con nuestra parte más humana y nos ayuda a tomar conciencia de todo lo bueno que nos rodea.

sonrisas

No dejes de dedicar una sonrisa o un simple “gracias” a esas personas que hacen del mundo un lugar mejor.

-No debemos pensar ni recrearnos en la sensación de malestar ni en los pensamientos negativos que invaden nuestra mente sobre la vuelta de las vacaciones.

-Otro aspecto que también puede ser muy beneficioso es el hecho de fraccionar las vacaciones, en el caso de que en tu lugar de trabajo te permitan distribuirlas a lo largo del año. De esta manera, cuando vuelvas a la rutina, tendrás la motivación de pronto tendrás otro periodo de descanso.

- Ten paciencia. El síndrome postvacacional es pasajero. Una vez que te hayas encarrilado en tu rutina, los síntomas desaparecerán. Es cuestión de actitud y de tiempo.

No le des más importancia de la que tiene, pero en el caso de que los síntomas que hemos descrito anteriormente persistan más de dos semanas y generen un malestar en la vida diaria, es conveniente que consultes con un profesional de la psicología que te ayudará en ese proceso de adaptación.

 

Referencias:

http://tusbuenosmomentos.com/2013/07/consejos-sindrome-postvacacional/