SEXTING: Uso irresponsable de redes sociales y tecnologías en jóvenes

La reciente aparición de las redes sociales y el uso generalizado de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) han dado lugar a nuevas formas virtuales de interacción social. En el caso de los adolescentes, tener un perfil y utilizar las redes sociales[J1]  es muy importante. Esta generación interactúa digitalmente con sus compañeros para conectarse, comunicarse, desarrollar y mantener relaciones.

  • Alrededor del 15% de los adolescentes, de 9 a 10 años, tienen un perfil en las redes sociales.
  • El 83% de los adolescentes mayores lo poseen.
  • El 20% de los niños y el 40% de las niñas, de 13 a 16 años, publican fotos y vídeos diariamente.
  • [J1]Bien estructurado

En España, la respuesta legislativa al sexting está incluida en el artículo 189 del Código Penal, en el que la producción, distribución[J1]  y posesión de contenidos sexuales puede ser considerada, producción y distribución de pornografía infantil.

Estos espacios virtuales han traído un cambio en la forma en que los adolescentes interactúan con sus parejas, creando así un nuevo escenario en el que se puede llevar a cabo una serie de comportamientos sexuales, como el sexting.

 El sexting es un fenómeno que consiste en el envío y la recepción de fotos, videos y/o mensajes de texto de naturaleza sexual a través de smartphones. Como en todos los demás países desarrollados, se está convirtiendo en una práctica cada vez más popular entre los adolescentes de España.

Un estudio realizado por Gámez-Guadix, de Santisteban y Resett (2017) determina que la práctica de sexting en jóvenes de 12 años es de un 3%, mientras que a los 17 años aumenta su práctica hasta un 36%. Es un fenómeno que comienza a edades tempranas y su práctica aumenta con la edad. En el contexto español, de forma general, las razones principales de las chicas para el sexting son mantener una relación emocional, mientras que las justificaciones de los chicos son lograr una relación sexual.

 

Existen algunos factores que pueden predecir la práctica de sexting, pero no son la causa de éste. Entre ellos destacan una alta impulsividad a buscar nuevas sensaciones, la edad, ser hombre, actitudes positivas hacia el sexting y el mantener una relación de pareja. Estos factores son muy importantes tenerlos en cuenta para la elaboración e implementación de estrategias preventivas que enfaticen el uso responsable de las TICS y las redes sociales.

Niveles altos en extraversión, neuroticismo y apertura a la experiencia son características de la personalidad que se asocian con los adolescentes que practican sexting. En relación con la amabilidad y la responsabilidad, se encuentra una relación negativa, es decir, que bajos niveles de ambos se asocian con la práctica.

También, la necesidad de popularidad en los adolescentes se ha relacionado con el comportamiento de sexting, dado que los adolescentes que sienten la necesidad de ser populares pueden ver el intercambio y la distribución de contenido sexual como una estrategia para ganar aceptación en el grupo de compañeros.[J1] 

El sexting se ve favorecido por la inmediatez de la comunicación. La actual tecnología es funcional, portátil y económica, esto significa que un impulso inmediato puede convertirse fácilmente en una realidad imposible de detener, y esta inmediatez dificulta la reflexión de los jóvenes. Los adolescentes son más sensibles a la recompensa en comparación con el castigo y, en consecuencia, prefieren los beneficios inmediatos que genera el sexting que los daños potenciales posteriores.

Los adolescentes que practican el sexting se exponen a una serie de riesgos cibernéticos, entre ellos:

  • Los riesgos físicos y geológicos debido a que las imágenes o vídeos pueden contener elementos que ayuden a identificar a las personas que aparecen en ellos o a facilitar su localización,
  • El ciberbullying, el hostigamiento y acecho entre menores por medio de un dispositivo electrónico.
  • La extorsión sexual que es una forma de chantaje en el que alguien utiliza vídeos o fotos de una persona de naturaleza sexual para obtener algo de ellos bajo la amenaza de revelar el material.
  • Ausencia en la percepción del riesgo sobre las consecuencias negativas que este comportamiento puede causar.

La ausencia de control sobre el uso y la transmisión del contenido enviado. Las imágenes o vídeos se pueden enviar a un gran número de personas que, a su vez, pueden volver a enviarlos un número incontable de veces


 

Es de vital importancia y urgencia, teniendo en cuenta las graves consecuencias y el alto porcentaje de adolescentes que lo practican, hacer frente a este fenómeno a nivel preventivo y educativo, haciendo hincapié en la información sobre la sexualidad (educación sexual) y un uso adecuado y responsable de las nuevas tecnologías que invaden nuestra sociedad más joven.

REFERENCIAS

Alonso, C., y Romero, E. (2019). Conducta de sexting en adolescentes: predictores de personalidad y consecuencias psicosociales en un año de seguimiento. Anales de Psicología, 35(2), 214-224.

Del Rey, R., Ojeda, M., Casas, J. A., Mora-Merchán, J. A., y Elipe, P. (2019). Sexting among adolescents: The emotional impact and influence of the need for popularity. Frontiers in Psychology, 10, 1-11.

Gámez-Guadix, M., de Santisteban, P., y Resett, S. (2017). Sexting among Spanish adolescents: Prevalence and personality profiles. Psicothema29(1), 29-34.

Gil-Llario, M. D., Morell-Mengual, V., García, C. G., y Ballester-Arnal, R. (2020). The phenomenon of Sexting among Spanish Teenagers: Prevalence, Attitudes, Motivations and Explanatory Variables. Anales de Psicología36(2), 210.

Imágenes recuperadas de https://pixabay.com/es/

Autora: Celia López Muñoz