El grooming

Actualmente, Internet ha llegado a todos nuestros hogares y a todas las personas. Y con ello nos ha abierto muchas puertas a la comunicación instantánea, a las redes sociales etc. En definitiva, podemos decir que ha cambiado nuestra forma de comunicarnos. Siempre se ha hecho mucho hincapié en todos los beneficios que nos aporta, pero, ¿nos hemos parado a pensar en todas las consecuencias negativas que esto conlleva? No todas las personas hacen un uso adecuado de todos los avances que se han producido en las nuevas tecnologías. De hecho, a quien las utiliza para hacer daño a los demás, especialmente a niños como sucede en el caso del grooming.


grooming12 cydes

Al igual que podemos chatear con personas que están en la otra parte del mundo, también podemos compartir fotos, videos etc. Y todo esto tiene la ventaja o el inconveniente de que se hace desde el anonimato, algo que pueden aprovechar algunos adultos contra los menores.

Pero este fenómeno resulta muy novedoso y por ese motivo no cuenta con ninguna legislación específica en nuestro país, lo que favorece que el adulto utilice las nuevas tecnologías para atacar, humillar y engañar a los menores.

Antes de definir este hecho, deberíamos de describir la relación entre el grooming y la violencia en general. Hay quienes dicen que la violencia sería aquella que deja señales físicas como por ejemplo: fisuras, hematomas etc. Sin embargo, la agresión psicológica también es un tipo de violencia que debemos de considerar y más cuando se trata de adolescentes, como es el caso que nos ocupa en estos momentos. En el caso del grooming podemos ver a un agresor, que en este caso es un adulto, y a una víctima, un menor, que le ocasiona humillación, violencia, vergüenza y deterioro en las relaciones con los demás.

grooming17

Por lo tanto, podríamos definir el grooming como un conjunto de acciones que lleva a cabo una persona deliberadamente sobre un menor, con el objetivo de establecer una relación emocional y así, posteriormente, mantener relaciones sexuales con el niño o el adolescente.

Las características de este fenómeno

  • Existe una diferencia de edad entre el menor y el acosador
  • Su propósito es obtener un beneficio sexual de los menores
  • A veces sólo trata de conseguir fotografías del menor
  • El agresor engaña a la víctima para conseguir lo que quiere.
  • Este hecho puede ir gestionándose durante semanas y en algunas ocasiones durante meses incluso.
grooming13

Fases en las que se desarrolla este fenómeno:

  1. Se construye un lazo de amistad entre el menor y el adulto.
  2. Se consiguen los datos del menor.
  3. Se intenta conseguir que el menor conecte la cámara y realice algún tipo de acto o expresión de tipo sexual usando diferentes métodos (coerción, provocación, seducción…)
  4. Continúa el ciberacoso extorsionando al menor con el objetivo de conseguir más material pornográfico.

Se trata de un problema cada vez más acuciante y que ya ha puesto en guardia tanto a la policía como a distintas asociaciones. Las principales dificultades para atajarlo y terminar con él son el anonimato de los delincuentes, la inocencia de los menores y la fácil accesibilidad de Internet. Y es que, a diferencia del ciberacoso, en el “grooming” “el acosador es un adulto y existe una intención sexual”. En realidad, no se trata de nuevos delitos, sino de antiguas formas de abuso de menores que se han readaptado a los nuevos tiempos y al anonimato de la Red.

¿Cómo lo podemos evaluar este fenómeno?

Lo primero que debemos de decir es que evaluar una conducta que se hace a través de internet resulta muy complicada para los profesionales por todo lo que hemos comentado anteriormente.

Un informe médico de lesiones físicas, sería una de las primeras evaluaciones que se le deben de hacer a las víctimas del grooming. Aunque estos indicadores son poco frecuentes, puesto que a veces no existe un contacto físico.

grooming10

Además, es conveniente hacer una exploración psicológica que incluya una entrevista a los padres, en la que se incluyan preguntas referentes al área de aficiones de su hijo, el tiempo que dedica al ordenador, sus relaciones con los iguales, entre otros. A parte de una serie de cuestionarios y autoinformes que nos indique el estado emocional en el que se encuentre la víctima, problemas conductuales; test proyectivos, o también mediante el relato del menor.

Procedimientos y técnicas de intervención

En el caso de las técnicas de prevención destacamos de dos tipos:

  • De actuación preventiva: en este caso se pueden realizar las siguientes actuaciones
    • Concienciando a las familias: en muchas familias el acceso que tiene sus hijos a internet es ilimitado, por ello es importante concienciar a la familia de los riesgos que eso conlleva y dotarle de estrategias para evitar este acoso.
    • Educar en el funcionamiento “técnico”: los menores también deben de saber todos los riesgos que tienen cuando se exponen a la red y enseñarle a que no hablen con desconocidos.
    • Identificar y denunciar a personas que persiguen el acoso a menores.
  • De actuación de denuncia
grooming

Cuando nos encontramos ante un caso de grooming los pasos que tendríamos que seguir sería:

  • En primer lugar denunciar por la vía judicial
  • Una vez que ya lo hemos puesto en conocimiento de las autoridades pertinentes, es necesario llevar a cabo una intervención psicológica donde se lleven técnicas de modificación de conductas, entrenamiento en autoinstrucciones, trabajar la inteligencia emocional y su estado emocional.

Para concluir podemos decir que las redes sociales no son ni buenas ni malas, fueron creadas para un fin, es la sociedad la que le da un mal uso.