¿Cómo afectan las nuevas tecnologías a nuestro cerebro?

Efectivamente, se ha visto que las nuevas tecnologías afectan a nuestro cerebro.

Estamos muy acostumbrados a leer los aspectos negativos de los videojuegos, pero sin embargo, también se ha visto que sirven para mejorar las funciones de percepción de nuestro cerebro, sobre todo los juegos de acción.

man-791049_1280

Hemos de decir que nuestro sistema visual tiene dos partes bien diferenciadas. Hay una parte central, que es la encargada de procesar los detalles; y, otra parte, la parte periférica, que se encarga de procesar y organizar nuestro comportamiento según el ambiente, los espacios, las dimensiones…

La parte periférica procesa los estímulos inconscientemente y llegan a los lugares del encéfalo más rápido que las centrales. Lo que sucede al jugar con las consolas es que nuestra parte periférica del sistema visual se desarrolla mucho mejor, optimizando los estímulos que recibe nuestro cerebro.

Por otra parte, la llegada de internet a nuestras vidas ha cambiado nuestra forma de acceder a la información, la manera de recordar y de guardar los diferentes datos. Hasta no hace mucho tiempo, nuestro cerebro estaba entrenado para recordar fechas de cumpleaños, el número de teléfono de casa…. Pero, desde la llegada de internet, nuestras estrategias para recordar estos datos a cambiado radicalmente. Las agendas, los directorios, los buscadores… hacen que nuestro cerebro se preocupe menos por recopilar datos y se centra en recordar qué ruta debe de realizar para acceder a esa información.

El teléfono móvil, por su parte, se ha convertido en una parte imprescindible de nuestra vida, hasta el punto que ya muchas veces no podemos vivir sin él. Además, la información que nos llega nos dicen que los teléfonos móviles van a evolucionar tanto que van a formar parte nuestro cuerpo.

apple-1034304_1280

Además, se ha visto que entre los jóvenes que están acostumbrados a usar esta tecnología, muchos tienen ampliada significativamente la zona del cerebro de controlar el movimiento de los pulgares.

Hay que tener en consideración que la manera de relacionarnos socialmente  ha cambiado. Para que nuestro cerebro se desarrolle de una manera normal, debemos de aprender a relacionarnos con el resto del mundo. Pero si cambiamos nuestra forma de socializarnos, la actividad cerebral también cambiará.

office-336368_1280

Las consecuencias a largo plazo, aún no están claras. Hemos de tener en cuenta, que nuestro cerebro se va a desarrollar según nos comportemos. Pero las implicaciones son muy extensas y aún están en el aire.

Por: A. García Rasero